24 comentarios to “¿Horario Religioso o Diabólico?: trabajar mucho para lograr poco”

  1. Agustín Querejeta Says:

    Estando en general de acuerdo con el planteamiento, yo diría los “ni tanto ni tan calvo” y que lo importante es que en un marco de jornada laboral que debieran propiciar las propias empresas, cada profesional debe ejercer su actividad de forma práctica y responsable. O nos pasamos en ese presencismo (estar presente porque mis colegas o mi jefe están) o en el caso contrario dejamos en la “mesa de operaciones” a un sufrido paciente, porque es la hora de mi salida ( no es broma se ha dado este caso en un hospital de Madrid, por parte de un enfermera instrumentista). Es naturalmente bueno, atenerse a un horario de referencia, aunque solo sea pensando en la organización de la empresa que nos paga el sueldo o, aún más importante, en el cliente al que prestamos un servicio retribuido. He comprobado en mi experiencia que existe la posibilidad de establecer una cultura de flexibilidad responsable, aunque debo reconocer que sería problemático aplicado con carácter general a toda la plantilla. Pero amigo hablamos de sentido de responsabilidad y aquí radica el problema. Compatibilizar y tener claro los aspectos prioritarios y los importantes de nuestra vida personal y profesional, es la madre de todas las alternativas. Yo diría una de cal y otra de arena. Hace unos años cuando trabajaba en una multinacional un consultor me dijo que en nuestra empresa, la gente ponía el mismo énfasis en lo profesional como en las fiestas que de vez en cuando se organizaban. En definitiva, saber estar concentrado y ser eficaz en nuestro trabajo, pero sin perder de vista nuestras responsabilidades domésticas o incluso las lúdicas. Poder decidir cuando se debe asistir al médico o colegio de nuestros niños o ese consabido ejercicio tan beneficioso cuando lo practicas, pero con idéntica resposabilidad cuidar nuestra actividad profesional

  2. Jose Luis de la Guerra Says:

    Estupendo artículo Gabriel¡¡.
    Sin llegar a lo de Iberdrola nosotros hemos implantado un horario intensivo – extensivo (anualmente); quiero decir que cada año la jornada intensiva se extiende un més más. Hemos conseguido demostrar que no pasa nada y muchos trabajdores inicialmente reacios ahora aprueban la medida.
    Un abrazo

  3. No començem be….. Mal ejemplo. El trabajo, aunque sea en casa tambien cuenta. La entrada del articulo esta publicada a las 6:04 a.m., doncs, en que quedem???

  4. improvablog Says:

    🙂 Buena observación Jaume y primero de todo gracias por tu participación. El artículo no va tanto de trabajar en el horario comunmente entendido como normal, sino en el horario más adecuado a: tu modo de vida, la profesión que te gusta, tus biorritmos.
    En mi caso me dedico a la consultoría, profesión que adoro y con la que disfruto, lo que me da una enorme flexibilidad horaria y satisfacción sin límite. Por otro lado soy más diurno que nocturno y me levanto alrededor de las 6 tanto entre semana como el fin de semana siendo plenamente competitivo desde el primer minuto.
    De eso trata el artículo de que existan alternativas el máximo de adecuadas a cada individuo. Ojala todo el mundo tuviera mi suerte🙂
    Este comentario fue posteado a las 21:55 justo después de poner a mis hijos a dormir.🙂

  5. ALBERTO DENIA Says:

    Yo lo que diría es que todo es relativo en esta vida y que realmente debe de haber todo tipo de personas con todo tipo de maneras de ser respecto al trabajo, sus horarios y el impacto que tienen estos en sus vidas al igual que los horarios escolares y su consequente impacto.

    Con respecto a las soluciones, pienso que no hay ninguna que sea mejor que otra. Todas dependen de las personas, que somos todas diferentes y únicas a nuestra manera.

    Yo pienso que la clave como empresario es el introducir un horario o manera de trabajar que tanto a ti como el resto de los trabajadores VEAN sus beneficios y pienso, muy importante, el estar abierto a posibilidades en la vida en cualquier momento para poder crear cosas nuevas que puedan funcionar en diferentes momentos en relación al contexto.

    Un saludo

  6. porcinoformacion Says:

    Y entonces ¿De dónde se han sacado la idea de las 65 h de jornada laboral semanal? Y no es pregunta retórica, si no que me gustaría que me explicaran dónde surgió la idea (creo que fue en UK) y que razones esgrimían para su aplicación. Menos mal que no se aprobó.
    Un saludo y muy buen post. En mi trabajo también trato de ayudar a los ganaderos a optimizar su tiempo de trabajo o el de sus empleados, aunque a las granjas toca ir los fines de semana, claro!

  7. ALBERTO DENIA Says:

    El Reino Unido y algún otro país fueron los que apostaron mas por este nuevo horario posible laboral de 65 horas que por cierto, estoy hasta cierto punto a favor de que se introdujera en nuestro mercado laboral.

  8. José Manuel Arce San Juan Says:

    La consecuencia es que “estoy estresado”y rindo menos

    El médico Adolf Meyer fue en el siglo pasado el pionero que constató por escrito que los acontecimientos de la vida podian repercutir sobre la salud, proponiendo la incorporación en la historia clínica, de un cuestionario que contemplase los aspectos de la vida ordinaria del paciente.

    Una definición sencilla de estrés es la publicada en el libro ” Measuring Stress ” de S.Cohen y otros ( Oxford University Press, 1995) que lo define como ” un proceso en el que las demandas ambientales comprometen o superan la capacidad adaptativa de un organismo, dando lugar a cambios biológicos y psicológicos que pueden situar a las personas en riesgo de enfermedad”

    El profesor Alonso-Fernández clasifica las formas de trabajo más estresantes por categorías profesionales así:

    Estrés de la competividad: en empresarios y directivos
    Estrés de la creatividad: propio de escritores, artistas e investigadores
    Estrés de la responsabilidad: de médicos y controladores aéreos
    Estrés relacional: que afecta a trabajadores que se ven obligados al contacto directo y continuado con las personas, como profesores, funcionarios, vendedores y grupo sanitario
    Estrés de la prisa: propio de los periodistas
    Estrés de la expectativa: en los servidores del orden
    Estrés del miedo:que tiene lugar en los trabajos en minas, industrias químicas, centrales nucleares, prisiones y en las fuerzas del orden
    Estrés del aburrimiento: propio de trabajos parcelarios y monótonos

    En algunas de estas categorías profesionales se pueden solapar estas formas de estrés como sucede con el personal médico y de enfermería en que además de la responsabilidad existe un factor relacional y , según qué circunstancia, el de las prisas (servicios de Urgencias)

    Seguimos mañana que es la hora.

  9. Hola Gabriel,

    Felicidades por el artículo!! me ha gustado mucho y estoy muy de acuerdo contigo. La única pega es la foto del coche accidentado y carbonizado, espero que no sea el de Carmen🙂

    “Vivir para trabajar o trabajar para vivir” That is the question…

    Un abrazo

  10. PATRICIA Says:

    Felicitats Gabriel!!
    Està molt bé des de la nostra familia et volem felicitar i animart-te a continuar perquè tots els temes tractats fan pensar molt a la familia. Endavant i una abraçada.

  11. andres40 Says:

    Aplaudo el post, aunque creo que el título plantea una dicotomía no siempre real. Piénsese, por ejemplo, en muchos seguidores actuales del diablo (Obama, Zapatero, etc.), la religiosidad con la que le rinden culto.

  12. ¡Grandes verdades! Lástima que pocos se atrevan a proclamarlas y que muchos responsables de empresas no las compartan.

    Además de la ineficiencia a la que lleva trabajar entre cansado y agotado -cuando no quemado-, a medio y largo plazo se paga con bajas laborales que cuestan mucho a la empresa, al sistema social y, por supuesto, al empleado.

    La solución, de todas maneras, la tiene cada uno a su alcance: trabajar bien y aprender a decir que no, aunque eso pueda tener consecuencias. Además, en algunas empresas, ocurre que el temor a las consecuencias carece de fundamento, porque no hay consecuencias o porque no sobrepasan una posible “mirada recriminatoria”, ciertamente injusta, pero inocua al fin y al cabo.

  13. Joaquin C Says:

    Una cosa es clara. El tiempo no para nunca y es decision nuestra decidir como queremos invertir el tiempo. ¿O no es decision nuestra?

    Si decimos que es decision nuestra. ¿Algo de positivo debemos ver en trabajar más horas que un reloj? El coste de oportunidad de estar en la oficina, y repito solamente ESTAR, debe ser superior al de cualquier otra alternativa. Pues, somos nosotros quienes tomamos la decisión de hacer un horario ajustado a nuestras necesidades.

    Si la decision no es nuestra. ¿Algo de positivo debemos ver en trabajar más horas que un reloj? Ahora simplemente el hecho de tener un empleo ya parece un logro, mantener la famlia, pagar la hipoteca…

    Se podría decir que es el horario de la oficina que no se ajusta a mi horario, mi jefe no me entiende, hay mucho trabajo, que dirán mis compañeros, todos se quedan menos yo… Y TODO ESO ES VERDAD.

    La pregunta es saber con quien te has casado ¿Con tu empresa o con tu vida?

  14. Enhorabuena Gabriel!!

    Siempre tan acertado en tus reflexiones.

    A mi únicamente me gustaría poner sobre la mesa dos cuestiones que, a mi entender, considero clave para que triunfe la cultura pro-conciliación familiar.

    Por un lado la responsabilidad. Responsabilidad del trabajador que obligaría a éste a dar lo mejor de si mismo en todo momento, siendo productivo (y sobreentiendo efectivo) en las horas que le corresponde y decidiendo alargar su jornada en aquellos momentos puntuales que ”realmente” es necesario para que no sufra ningún proceso en el que participe. Y responsabilidad de los superiores al planificar y asignar recursos y tareas de manera que no pidamos por norma imposibles totalmente inalcanzables que generen un ambiente de estress contínuo dentro de la organización.

    Y por otro lado, creo que es importante, también, el tema de la capacitación. Capacitación del trabajador para hacer lo que se le ha encomendado. De lo contrario tendrá que trabajar más para obtener unos resultados seguramente inferiores que otra persona que esté realmente cualificada. Y capacitación de los superiores para ejercer su mando y administrar los recursos de forma coherente.

    Bueno, me he quedado bastante agusto escribiendo estos comentarios.

  15. Gracias a todos por vuestros comentarios, que dejan claro lo ridículo de este vértigo activista que nos absorbe. Espero que podamos seguir profundizando y tomando nuestras decisiones personales y colectivas. Yo estos días he decidido, por ejemplo, llegar por las tardes a cenar con mis hijos. Y francamente no sé por qué no lo he visto antes.
    Os dejo con un verso de Juan Ramon Jiménez:
    “Si vas a prisa, el tiempo correrá delante de tí como una mariposilla esquiva. Si vas despacio, el tiempo andará detrás de tí como un buey manso”. Viva el Work Slow y el directivo pacífico que debemos aprender a ser.

  16. Enhorabuena Gabriel e imprósofos: la situación que se recoge en el post es uno de los elementos fundamentales para entender la actual situación social y para pensar sobre la situación económica de nuestro país.

    Haciendo un breve análisis coste-beneficio de la asignación del recurso escaso (tiempo), la asunción de un horario diabólico que nos obligara a sacrificar ocio y hasta familia, debería generar unos beneficios que compensaran aquellas pérdidas (lógicamente bajo el prisma subjetivo del protagonista). Y sin embargo no es así: ni como individuo ni como colectivo.

    Me explico, en términos “microeconómicos” todos tenemos claros ejemplos de que “pasar” más horas en la oficina no implica necesariamente que produzcamos más y/o mejor. Y a nivel “macro”, sólo os incluyo un dato: entre 1993 y 2003 en España la fuerza de producción aumentó un 100%, mientras que el PIB aumentó un 60%. Perdimos productividad!!!!!!.

    Y que conste que tampoco se trata de adoptar la pose de “caida de lápiz” cuando llega la hora de la salida. Se trata de puro sentido común y como dice Ricardo: Responsabilidad y Formacíón.

    De todas formas, quizás, en el fondo de todo radica un planteamiento vital (en el estricto sentido de la palabra): el reparto o aprovechamiento del tiempo, ese regalo maldito de los dioses que nos recuerda que no somos inmortales….

  17. Estando mayoritariamente de acuerdo con el artículo y muchas de sus réplicas, me pregunto ¿ porque entonces si trabajamos tantas horas no estamos a la cabeza de los paises más productivos ? ¿ que falla ?.

    Se habla de responsabilidad y de formación, pero quizás poco de educación. De educación en valores de exigencia, constancia, perseverancia, control, puntualidad,…

    Pero con esos valores no se nace. Se hacen en la escuela y en la familia.

    Estaría bien disponer de alguna encuesta que preguntase a diversos padres (de cualquier clase social, cualquier orientación política, cualquier situación económica) cuales creen que deberían ser los valores que deberían inculcar a sus hijos, para alcanzar un mundo mejor (donde la conciliación laboral-familiar fuese posible). Estoy convencido que los resultados no serían tan dispares, como parece que nuestros políticos están empeñados en hacernos creer.

  18. improvablog Says:

    La respuesta a tu primera pregunta es clara. Mi experiencia de observar la actividad en todos los clientes en los que he trabajado, es que la productividad en este país está entre mejorable y extremadamente mejorable. En general la autocomplacencia de los directivos es brutal y el desconocimiento de lo que tienen entre manos mayor. Y la culpa de todo de los chinos🙂
    En este pais mientras le podamos echar la culpa a un tercero cualquiera justifica su actuación. De los valores que apuntas me quedo con la perseverancia, añadiría la humildad y el sentido de la responsabilidad, como contrapunto al conformismo, la soberbia y la elusión de responsabilidades generalizadas. En cuanto a la educación es una guerra a largo plazo, una guerra en la que ningún partido político va a entrar, pues el horizonte de maduración de una actuación en este sentido excede con creces el horizonte al que trabaja cualquier gobierno, únicamente interesado en su perpetuación en el poder mediante el sistema democrático (4 años).

  19. Ignasi y Skyrion. Dais en el clavo. Lo que convierte el horario religioso en diabólico es la falta de sentido (no económico ni humano). Sísifo era un pringao: condenado por toda la eternidad a subir montaña arriba una enorme piedra, que se le caía inmediatamente por el lado contrario. El activismo es el castigo a quién no quiere trabajar “Como Dios manda”. La prisa es la caricatura de la eficacia. Hay que descubir el directivo pacífico.

    Josep Maria Espinás en su reciente libro, “el oficio de escribir” comenta que cualquier libro mejoraría en un 20% si se le quitara el 20% más flojo. Menos trabajo y mayor resultado. Como miembro activo de Greenpeace trato de seguir los principios del “reduce, re-use, recycle”. O lo que es lo mismo “el efecto biquini”: menos es más. Pero esto merecería un post entero.
    Sobre el tema educativo, es indispensable leer el libro de Carlo Honoré.

  20. Hola a todos,

    yo ahora vivo en Londres (desde hace dos annos) y lo que en Espanya es uno de los mayores valores profesionales (especialmente para quien quiere hacer “carrera”), el Calentamiento de silla, aqui es una de las mayores verguenzas. Quiero decir que cuando te quedas varios dias seguidos hasta mas tarde de tu hora oficial de salida (en mi empresa, 6pm), tu jefe te pregunta si tienes algun problema o quizas no trabajas de forma eficiente – en cualquier caso – creen que necesitas ayuda por que algo no va bien.

  21. Gabriel Says:

    Diana, no hay nada que ayude más a valorar la propia realidad que compararla con realidades ajenas.
    En nuestro país no nos acabamos de creer que trabajar más “atavaladament” no es trabajar mejor, todo lo contrario. Igual la actual coyuntura de crisis nos ayuda a pararnos y reflexionar.
    Gracias por tu contribución más allá del continente.

  22. pueden seguir especulando sobre los horarios y dias de trabajo. back to basics:
    – hay que trabajar para ganarse la vida.
    – a cada trabajo corresonde un sueldo
    – trabajar es dar resultados. estos se pueden medir en tuercas, en metros de suelo limpios, en nùmero de niños que saben leer y escribir o en ideas que puedo aplicar a mi empresa para que funcione mejor.
    -dar resultados puede requerir mas o menos tiempo dependiendo de las personas (y otras circunstancias).
    – hay que abrir la mente, pensar fuera del cìrculo y romper esquemas en còmo ligar /controlar/ la remuneraciòn y el resultado.
    – las horas de trabajo en una oficina y un determinado horario personal no està directamente vinculado. tiene que ver con la distancia que hay de casa al centro de trabajo. el tràfico. etc
    -en las horas de trabajo “hay que trabajar”. esto es sòlo una redundancia aparente. estoy cansada de ver còmo la gente pierde el tiempo de mala manera:salen por el cafecito, charlan con el vecino de escritorio, se comenta el gol del domingo o, casi casi, se funda un nuevo partido polìtico a raìz de la ùltima propuesta de ley o la còmida se alarga bastante mas del tiempo establecido. eso si, despuès uno tiene que quedarse mas tiempo para recuperar el trabajo perdido, dando la imagen de “cuanto trabajo que me quedo hasta las 7”. no estoy en contra de socializar pero sospecho que si controlàramos las horas reales trabajadas nos llevarìamos grandes sorpresas.
    – si los hombres fueramos un poco menos imperfectos seguramente no harian falta tantos controles y tantos horarios porque la gente trabajarìa mucho tanto si la ven como si no y sin importar horarios y controles (!!!!??).
    – sueldo y trabajo son decisiones personales que cada uno aquilata como quiere… o como puede. (trabajo mas lejos pero gano mas; el trabajo me gusta mas pero gano menos; gano mas pero no es fijo; es a comisiòn pero tengo grandes posibilidades de crecer y aprender etc etc)
    – en todo hay un “toma y daca”, ventajas y desventajas, todo tiene un precio. en algunos paises se trabajan menos horas con un costo social en tèrminos de impuestos , o de productividad muy alto. a nivel individual hay personas a las que no les importa trabajar menos horas y ganar menos si tienen mayor calidad de vida; otras no lo prefieren asì.

    – el solo hecho de estar discutiendo esto es un lujo. miles , millones! de personas trabajan en lo que encuentran, al sueldo que les dan en el horario que les imponen. me parece excelente poner la conciliaciòn del horario y la vida personal en el tapete pero recordemos que es una señal de modernidad y avance econòmico del que participa menos del 10% de la poblaciòn mundial.
    – yo no vivo en londres. yo vivo en la ciudad de mèxico. en los ùltimos meses a las 6 de la mañana (aqui no nos levantamos a las 7 sinò entre 5.30 y 6) tardo una hora para recorrer 11 km. para asistir a una junta que tengo a las 9, salgo de casa a las 7. y de regreso de la junta la semana pasada hice 4 horas (aclaro que iba en coche, no saltando a la pata coja). esto es temporal (dicen) y no es culpa de nadie (si excluimos a polìticos y gobernentes como pertenecientes al gènero “alguien”, exclusiòn que se han ganado a pulso).he tomado una serie de decisiones personales que me han abocado a esto y mi “horario” tiene poco que ver con si trabajo mas o menos horas aunque por supuesto dificulta dar resultados. estoy pensando en la pròxima reencarnaciòn en vivir en londres o en españa para seguir discutiendo el tema.

  23. […] consultores. Una presión enorme en el corto plazo que llevaba a  trabajar absolutamente a destajo 14 horas al día. Como ejemplo del nivel de presión, se hacía una programación y control por horas de la labor de […]

  24. […] la cordura y se impongan horarios laborales menos horarios y más laborales. Así lo explican en ¿Horario Religioso o Diabólico?: trabajar mucho para lograr poco, de improsofia. Quizá aprendamos de las experiencias y ideas vertidas en El Foro de Ítaca, Maite […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: