la mala e-duc@ción

Fruto de nuestra actividad social hemos adoptado todos unos ciertos hábitos que hacen más agradable la convivencia. Algunos son vitales, otros son formalismos anacrónicos y otros nadie saben porque están ahí, pero hacen bonito, por ejemplo:

Vital: no eructar en una comida de negocios, por ejemplo.

Anacrónico: la comida la paga el caballero a la señora.

Inútil: no inclinar el plato para poder apurar la sopa que te queda. ¡¡¡Te dejas lo mejor!!!

Muchas tienen un cierto sentido práctico (no mancharte con la sopa, por ejemplo) y en general, también son hábitos en los que nos educaron nuestros padres con mayor o menor éxito.

Desafortunadamente ese impacto paterno se diluye conforme el tiempo pasa pues mucha gente es incapaz de extrapolarlos al mundo de los negocios, donde nuestros padres tienen ya poco control. Este es un primer paso en el efecto dilución de la educación; y un segundo efecto, más fuerte todavía, se produce en el mundo digital.

“Un mundo que nuestros padres no conocieron y para el que no nos pudieron preparar de ninguna manera”

Aplicar normas de urbanidad tanto en negocios como en el mundo digital es relativamente sencillo si aplicamos el dicho “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”, pero la falta de consideración hacia los demás y la asimetría que provoca la cultura moderna, materialista, en la que cada individuo se coloca en el centro de su universo, hacen que una norma tan sencilla resulte de infrecuente aplicación.

Algunas cosas que me han pasado últimamente:

 Un fabricante de automóviles, me confirma que nos da un proyecto para el que habíamos presentado propuesta. Reservo al equipo estrella para dentro de un par de semanas y contrato gente para un nuevo proyecto que también empezaba en ese momento. Hasta me dan de alta como proveedor. De repente, empiezo a recibir largas: dentro de una semana, de dos, de un mes. Al cabo de un tiempo descubro que hay otros ejecutando el proyecto. Y yo pagando nóminas…

“Seguro que su madre les dijo que mentir no era de buena educación, por no decir que no es ético, pero se les olvidó 😦

Vivimos en el mundo de los negocios. En un momento dado en la historia de los negocios se cambió el trueque, donde los dos comerciantes estaban al mismo nivel, por la moneda; a partir de ahí, se fue hacia un progresivo enaltecimiento del poseedor de dinero y un progresivo desprecio hacia el proveedor. Los que desarrollamos acción comercial sabemos lo que es morderse la lengua ante un cliente al que llamas por teléfono y te contesta, “no me interesa, estoy muy ocupado, y cuelga sin mediar palabra”. Sin embargo, otros demuestran una educación esquisita. Hace poco un directivo de Saint Gobain me decía,

“es mi obligación recibirte, tengo que conocer que hay en el mercado y saber quien me puede ayudar”,

una auténtica muestra de humildad y apertura de miras, consciente de que en cualquier esquina podía encontrar a alguien que le enseñase algo. Nos recibió, no nos contrató nada, pero no me importó gastar un billete de avión por poder conversar con una persona que en todo momento me tuvo en consideración. Y es que yo también tengo mi corazoncito.

En el extremo opuesto está el caso de un directivo que me recibió y con el que estuvimos cerca de dos horas hablando, sobre su empresa, su problemática, sobre como se podría enfocar un proyecto, sobre nuestra forma de entender el cambio en las organizaciones,  … Un auténtico curso de formación gratuíto. Nos pidió que nos pudiésemos en contacto con él en un par de semanas, pues tenían comité de Dirección y hablarían del posible proyecto con nosotros. Salimos entusiasmados. Al cabo de dos semanas primera llamada: “está reunido”, se fueron sucediendo semana tras semana los: “está de viaje”, “no está, “en este momento no puede atenderle”, “acaba de salir de su despacho”… Le felicité las fiestas por escrito y en papel, le envié correos electrónicos,… Nunca más se supo, hasta que… Le envié un correo electrónico porque un amigo mío, head hunter, estaba buscando cubrir un puesto de dirección en una multinacional. Tardó una hora en llamar a la oficina y al final del día recibí un correo electrónico suyo. ¿Me conviene como cliente? ¿O será el típico  que al final de proyecto te retiene facturas para ver que más puede sacar de tí?

Lo de no contestar correos electrónicos es generalizado, es como si te volviesen la cara cuando te cruzas con un conocido por la calle. Yo, por ejemplo, tengo por norma aceptar contactos en linkedin, siempre que vea que la persona se ha tomado como mínimo la molestia de cambiar el mensaje estándar de invitación linkedin. Basta con que me diga que compartimos grupo o que le ha gustado mi blog, o que nos conocemos de no sé qué. Tengo cerca de 5000 invitaciones sin aceptar, todas ellas las considero spam y por eso no las he aceptado, es como si por la calle te encontrases a un desconocido del que no sabes nada y te dijese “eh!!! Tú!!! Te tomas un café conmigo?”, ¡¡¡Sales por patas!!!

En justa reciprocidad siempre que solicito contactar con alguien soy prolijo en explicaciones, aún así muchos son los que no contestan.:(

Pero si hay una cosa que disfruto del blog, es la gente educada, aquellos que me felicitan, que me dan las gracias por poder disfrutarlo. Hay mucha gente que pone comentarios que me ayudan a reflexionar, en general todos muy educados. Las salidas de tono las censuro, escribo en el blog porque disfruto con él y los que lo seguís, intuyo que también.

No quiero que nadie altere la paz en el submundo improsofia.

AUTOR: Fernando Gastón Guirao

P.D. ¿Tenéis buenos ejemplos de mala e-duc@ción? compartidlos aquí.

Anuncios

24 comentarios to “la mala e-duc@ción”

  1. A mi también me han pasado cosas parecidas… diría que semanalmente. Y me seguirán pasando…

    Creo que las “nuevas” tecnologías de comunicación nos deshumanizan en el sentido de que hacen más fácil la no consideración del otro como una persona.

    Según parece, cuando aparecieron las armas de fuego permitieron matar a distancia y sin contacto físico, lo que hizo mucho más fácil matar. Creo que con las tecnologías de comunicación pasa algo parecido. Es más fácil actuar como si el otro no estuviera ahí, es más fácil ver los ceros y unos de un mail que a la persona que hay por detrás.

  2. Manuel Guerrero Says:

    Todos tenemos ejemplos de “educación y buenas maneras”, como comenta Alberto y coincido con él… “pasarán y seguirán pasando”.

    Con todo el mundo Social Media, considero que existe la posibilidad de acercarse más que alejarse de la humana condición.

    Buen artículo Fernando y compartido en opinión.

  3. Estoy muy de acuerdo con Alberto.
    Yo tuve un jefe que en persona era muy agradable y educado, pero enviaba unos mails que me ponian muy furiosa; mails sin contenido y con asunto del tipo: TIENES YA EL INFORME ??????? ERA PARA AYEEEEEEEEEER !!!!!!!!!!!!.

    Un saludo.

  4. ¡¡Además en mayúsculas!!!, es decir, A GRITOS. Sólo faltaba que te lo pusiera con texto en rojo…Yo mismo en una segunda lectura he descubierto mails míos muy duros. Siempre cuento con que la expresión de bondad de mi cara, que hace que cualquier cosa que diga se interprete en positivo; y cuando no cuento con esas armas, mi capacidad de comuncicación se ve mermada sobremanera.

    Muchas gracias por tu comentario 🙂

  5. Hola Fernando,

    Mira, algún día pensaba sacar también un post con el asunto de no contestar los mails. Es algo que me ha sorprendido mucho cuando en los últimos meses he vuelto a trabajar más en España. En Alemania -donde resido- pasa también, no lo voy a negar, pero de forma mucho mas esporádica. Hasta lo hemos comentado con colegas y es un punto que me sale recurrentemente en sesiones de formación, porque más allá de la falta de atención y respeto que implica para el interlocutor, creo que tiene también un significado cultural de falta de atención por el detalle y las cosas bien hechas y de pensar que nuestra cercanía y afabilidad en el trato puede de servir de disculpa y hasta compensar esos desplantes escritos.

    En fin, veo ahora que es un mal bastante extendido. No es que me consuele, pero yo hasta había pensado que era algo personal. No podía entender que a la gente le cueste tanto apretar una tecla en el ordenador simplemente para acusar recibo y dar las gracias…

    Un saludo,

  6. Yo en particular no soporto los emails sin asunto ni sin línea de saludo y/o de despedida.
    Lo de no contestar emails es efectivamente muy generalizado. Pero también es verdad que hay gente que los contesta desde el metro con la BlackBerry en el minuto siguiente.
    Y tampoco me gusta la gente que copia a todo el mundo. Los emails colectivos deberían limitarse a la gente que tiene conversaciones comunes. Para que alguien se entere de algo, tómate la molestia de reenviarle el email que pueda interesarle, junto con un resumen que aporte algo de valor.

  7. Gracias por el fantastico articulo, estoy de acuerdo en todo. Siempre ha existido la mala educacion y con las nuevas tecnologias igual, como bien dices en el articulo, es lo que has asimilado en tu juventud con tus padres, colegio, universidad, trabajo,…..y pareja si la tienes.

    Es importante hacer este tipo de articulos para “aprender” lo que podemos evitar nosotros y nuestro entorno y sobre todo crecer educadamente en todas nuestras relaciones.

    Yo tengo un caso totalmente contrario, es gracias a una respuesta muy educada lo que me hizo recuperar un puesto de trabajo: tras un proceso de 4 meses, oferta verbal presentada, recibo email explicandome que por diversas causas el proceso terminaba sin contratar a nadie. Lo primero que se te viene a la cabeza si no tienes una estructura mental educada, es perderte en improperios….¿para que? ¿que ganas? ¿te ayuda para posteriores procesos? ¿ganas una persona que pueda seguir hablando bien de ti? conclusion, email de agradecimiento por “al menos dar una explicacion” y manifestar el malestar por la perdida de la posicion pero no por las formas (el que tiene base conoce que no esta bien).

    Ese mismo receptor 6 meses despues volvio a llamarme y ofrecerme el puesto, lo primero que hizo fue pedir disculpas por sus formas y luego me informo que le di una leccion de educacion con aquel email.

    Hoy trabajo en su empresa y siempre recordaremos esta anecdota.
    Gracias por vuestro tiempo y un placer compartir experiencias positivas con personas educadas y/o con ganas de serlo.

    un abrazo,
    DLJ

  8. Hay unas normas de educaíón en la web que reciben el nombre de NETIQUETA, puedes encontrar información en la misma wikipedia

  9. Yo tuve una experiencia similar, en AT KEARNEY. Me llamaron a casa para explicarme las razones por las que no me contrataban. También les contesté por escrito. Años más tarde me invitaron a un evento de contratación en Francia, aunque ya era tarde. Me parecieron muy profesionales y esa imagen no me ha abandonado. COmo compañía y si quieres con un punto de vista egoísta y de negocio, tienes la obligación de llenar el mercado de personas que piensen así de tí.

    Un saludo:

    Fernando

  10. Lo de no contestar mails, a veces también tiene que ver con la mala gestión existente en algunas organizaciones y la incapacidad de algunas personas para gestionar su propio trabajo.
    Una ex-compañera de trabajo mía no contestaba algunos de sus mails pero no era por “mala educacion” sino porque recibía diariamente tal cantidad de mails y llamadas que era incapaz de organizarse y contestarlos todos, antes de que el remitente volviera a insistirle en un “forward” posterior.

  11. Magnífico post, Fernando.
    Desgraciadamente la mala educación es cada vez mas frecuente y siempre me pregunto el motivo porque, como bien dices, en otros tiempos casi hasta se hubiera podido entender por falta de escolarización debido a las circunstancias de la época. Hoy en día, quien mas y quien menos tiene estudios y algunos hasta MBA pero no por ello, mas educación.
    Por otro lado y respecto al tema de responder emails, me consta que hay quien piensa que es mas importante si no contesta de inmediato o simplemente, no contesta. Nunca he podido entender esta actitud porque, para mí, es una falta de respeto al ignorar al remitente.
    He visto otras faltas de respeto también pero no merece la pena hablar de ellas
    y prefiero decir me parece lamentable la fotografía del ex-Presidente Sr. Aznar.

    Un cordial saludo para todos y como siempre, gracias por dejarnos compartir tus reflexiones

    Ana

  12. CARMEN FDZ-ACEYTUNO Says:

    Creo que podría hacerse una tesis sobre el mundo de los correos electrónicos. Yo tengo normas muy claras.
    -contestar lo antes posible.
    -nunca jamás por nada de nada enviar un correo con opinión sin dejarlo reposar en la bandeja de salida y releerlo varias veces pasado un tiempo. Aqui no hay que contar hasta 10 sino hasta 100.
    – correo colectivos: lo peor de lo peor y la mayor de probabilidades de meter la pata, SEGURO.
    – Empatía: visualizar la cara del otro al leer tu correo. Intentar siempre dejar un buen estado de ánimo en el receptor.
    Saludos. Me ha encantado el artículo. Carmen

  13. Pues mi experiencia en Francia como proveedor es mala. Por lo menos en el sector del automóvil se considera al proveedor como a miembros de una casta inferior. Consecuencia de ello fue que al inicio del siglo, toda empresa de automatización y robótica que pudo, se desentendió del sector y paso a trabajar en proyectos de relojería y dispositivos médicos, entonces en alza.

  14. Hola Fernando;
    A todos nos queda retenido en la memoria aquellas empresas, colaboradores, proveedores, bancos, etc……que nos han tratado bien, que ha sido un placer hacer negocios con ellos -a veces con muchísima dureza-, pero que en definitiva, han estado velando con profesionalidad por sus intereses (a veces, contrapuestos con los nuestros). Recuerdo negociaciones duras en donde todos nos hemos dado la mano al final y hasta diría incluso que lo recuerdo con cariño, porque entre otras cosas, me han permitido aprender algo de los de enfrente.
    Lo que sinceramente no entiendo es la “mala educación” porque sí, el intento de “hundir” al de enfrente sin ninguna necesidad (¿quizás por el placer de sentirse superior por algunos minutos?), etc….
    De todas formas, a lo largo de los años he ido comprobando que “el mundo es un pañuelo” y en algunas ocasiones he tenido la oportunidad de “prescindir” de empresas que en su día no estuvieron a la altura.

  15. Hola Fernando,

    ante todo te diré que no soy un lector demasiado regular de tu blog, sin embargo, de vez en cuando sí leo alguno de tus post puesto que pienso que aportan ideas y vivencias interesantes. Como el de hoy. Yo también creo que en el mundo de las relaciones profesionales debe reivindicarse el trato humano en el mejor sentido. Demasiadas excusas como “la presión del día a día”, el “no tengo tiempo” o incluso el considerarse “listo” en negociaciones de todo tipo están llevando, en algunos casos, al olvido de lo más básico, y creo que el ámbito profesional sólo es un reflejo del ámbito general (véase foto del Sr. Aznar al inicio del post).
    Esta mañana dejaba a mi hijo en el autocar escolar cuando le he recordado que debía ceder el paso a una niña; su padre me ha dicho “ahora ya no es necesario”, y he pensado en un primer momento “es un anacronisno”. Sin embargo he reaccionado y le he dicho “cierto, no debo explicarle que debe ceder el paso porque sea una niña, sino porque es otra persona”. Intentaré no tener prisa y comentarlo con mi hijo cuando vuelva a casa…
    Creo que tu post de hoy reivindica una cosa muy importante: el valor de la educación. Gracias.

  16. Fernando Hidalgo Marchione Says:

    Pues tienes un correo mío con una pregunta que jamás contestaste 🙂

    No es por reprocharte nada, entiendo que a veces vamos muy ocupados, es simplemente que me causó gracia y además que veas que a veces es fácil olvidarse de contestar un correo.

    Otra tema es aquella gente que lo hace por norma.

    Yo intento utilizar las etiquetas de Google para responder a todos los correos que quiero responder y así todo a veces tardo años en responder (y no es metafórico).

    Un saludo.

  17. Hola Fernando,

    Cierto, tuvimos un intercambio de correos y en el último tuyo quedo una cuestión en el aire, sorry.

    Reconozco que puedo olvidarme de contestar un mail, y se lo puedo reconocer a otros, pero eso sólo puede suceder puntualmente. Yo soy extremadamente, extremadamente despistado y me sucede muy puntualmente. Los que no contestan, que con gran probabilidad no son tan despistados como yo, seguro que esconden otros motivos. A veces hasta me olvido de activar la banderita roja de pendiente de contestar. Otra cosa que descubrí recientemente y que me consta que no soy al único que le ha pasado es que Outlook derive automáticamente un correo a la bandeja de correo no deseado. ¡¡Cuidado con esto!!

    Un saludo:

    Fernando

  18. Querido Fernando, suscribo todos y cada uno de los apuntes que has hecho. He podido comprobar como la generosidad acostumbra a acompañar mentes inteligentes y que la mezquindad suele ser pariente de la intolerancia, la cortedad de miras y la soberbia. Muchos son los que parecen creerse el centro del mundo sin darse cuenta de que todos somos, ni más ni menos, personas y que, lo que hoy está arriba, mañana puede caer. Desterrar la soberbia y cultivar la humildad y la generosidad son las formas en las que, poco a poco, vamos viendo como crecemos. Al final, el tiempo lo pone todo en su sitio. No dejes de escribir así, da gusto leerte.

  19. Después de leer el post y vuestros comentarios vuelvo a confiar un poco en la raza humana. Quizá sí que nací en este planeta…

    Saludos.

  20. José Monterroso Says:

    Hola Fernando,
    Acertadísimo artículo! Creo que todos vivimos esa deficiencia de la comunicación, en plena Era de la comunicación y la tecnología.
    Me pasa todo el tiempo, pero el último caso fue con uno de mis mejores amigos, al que le solicité un presupuesto, cerciorándome primero de que realmente le interesara cotizar el proyecto. Como su respuesta fue afirmativa, seguimos adelante con la solicitud. Pasaron los días, y no tenía respuesta. Le mandé hasta 3 mails, reclamándole el presupuesto, o al menos una simple respuesta (con un “no te lo puedo hacer” me hubiera conformado). Es el día de hoy que no tengo el presupuesto, ni tengo una respuesta a mi último mail de protesta por su actitud.
    Es un mal generalizado, que -creo- se escuda en el anonimato de la tecnología. El no tener la necesidad de dar la cara físicamente.

    Saludos cordiales,
    José.

  21. Aurelio Suero Says:

    ¡ Que suerte poder trabajar en un entorno en el que tengas tiempo no ya de responder sino de leer los mails que te envían !, ¡ o de prestar un mínimo de atención a quien te llama intentando venderte algo !

    Trabajo de Director de Marketing en automoción (y pese a las malas experiencias os aseguro que no somos mala gente) y sinceramente soy completamente incapaz de atender a las decenas de mails y llamadas diarias con todo tipo de ofertas.

    En los 25 años que llevo trabajando siempre he intentado atender a quien llama con una propueta, no solo por educación sino por interés.

    Pero si ya antes era imposible, hoy con tanítisima agencia buscando “nuevos negocios” ya no se puede casí ni coger le teléfono de un número no conocido …

    Eso sí, por ahora, y por la carga personal que conllevan intento responder (por desgracia con un “no”) a los CV, pero me temo que ya ni eso …

    Así que desde el lado del “maleducado que no responde” también pido cierta educación:

    no enviar mails no solicitados, y menos con presentaciones pesadísimas que bloquean la capacidad de la bandeja de entrada

    no hacer llamadas indiscriminadas, sin ni siquiera informarse ligeramente sobre el posible cliente y de la persona con la que se quiere hablar (llamadas que demuestran no saber a que grupo pertenece mi marca, o niidea de su posicionamisnto o gama …)

    no entrar a saco a contar cosas en una llamada sin preguntar si la persona te puede atender

    no perseguir a alguin en su vida “de no trabajo” para venderle algo (¿cuantas agencias te persiguen en las redes sociales?)

    y sobre todo, nunca, nunca, nunca hacer que llame la secretaria para pasarnos “es usted Don Aurelio? Un momento que le paso a don Menganito” fata que diga ” el tiempo de mi jefe es muy importante para esperar su respuesta y es mejor que lo pierda usted esperandole a él”

    En resumen, cuando llamamos a alguien, cuando nos lee o cuando le visitamos somos ladrones de su tiempo. Un tiempo que tal y como están las cosas se saca del ocio o de la familia.

    Si vamos a robar a alguien algo tan valioso tengamos la educación de que sea lo menos posible, de que obtenga algo que le sirva y sobre todo de no enfadarnos si no se deja.

    Un saludo: Aurelio

  22. Hola Aurelio,

    muchas gracias por responder, esperaba alguna respuesta en este sentido y he estado encantado de poderte dar entrada. Además has contestado de manera impecablemente educada. Tengo por costumbre censurar los comentarios maleducados y desgraciadamente, la inmensa mayoria de comentarios que contradicen algunas de las tesis expuestas en improsofia, tienden a ser auténticas salidas de tono que no tolero.

    Cuando llamo a clientes mirando de robar una pequeña cuota de su tiempo, lo hago yo personalmente. Siempre envío antes información personalizada para el cliente, una carta y un libro que hemos editado. Nuestro target es frecuentemente D.G., que son los que contratan consultoría y frecuentemente es la secretaria de DIrección General la que evalua la información y decide si se la hace llegar a su jefe. Ella sabe rechazarte con educación, hasta a veces no puedes evitar sonreir cuando te explican la situación económica del país y de su compañía, tienes la sensación de estar hablando con el DG, hay secretarias que valen un tesoro.

    De entre toda la información que un Directivo recibe siempre puede haber alguna que merezca realmente la pena. Es cierto que el spam telefónico no para de crecer, eso sin contar del spam en el e-mail. Pero para que el sistema funcione, esas ofertas que merecen la pena, deben hacerse llegar a la persona destinataria correspondiente. Los que pensamos que tenemos algo diferente que hacer buscamos hacernos un hueco. Digo pensamos porque nadie desde su perspectiva piensa que no está ofreciendo algo que merece la pena. Más somos, más crece ese spam que llega por todas las vías. Forma parte del sistema, es como un ruido de fondo, inevitable.

    Ese papel pienso que debe desarrollarlo la secretaria, es el filtro antispam. Como tal su papel es vital y las necesidades de desarrollar sus capacidades mucho más allá de atender el teléfono y picar powerpoints. Aunque con la crisis muchos que tenían secretaria dejan de tenerla.

    En esta crisis no he podido evitar contemplar como se producía una auténtica eclosión de empresas de consultoría, la atomización es enorme y eso tiene que estar generando un considerable tráfico de llamadas y correos a directivos como tú. Lo que antes se vendía de manera directa, y no molestaba porque eramos pocos, ahora es una auténtica lacra. Es como si en vez de existir cocacola hubiese 300.000 fabricantes de coca-cola, el marketing de masas no serviría de nada, sería muy difícil diferenciarse. Y ahora imagínense todas las marcas de cocacola llamándonos a casa para lanzar su negocio. De locura, ¿no? Antes telefónica tenía el monopolio, ahora hay un montón de compañías de telefonía buscando entrar en nuestros hogares. ¿La atomización lleva a la invasión de la intimidad?

    No sé a donde lleva todo esto, pero tengo la sensación de que lleva a que todo sea más difícil para los profesionales del mundo de los negocios, tanto clientes como proveedores.

    En cuanto a tus directrices sobre como realizar una actividad de marketing directo impecables, claro, ¡vienes del mundo del marketing!

    Muchas gracias por haber dedicado algo de tu valioso tiempo a improsofia:

    Fernando Gastón

  23. Yolanda Says:

    Estimado Fernando,
    En primer lugar me ha encantado tu blog, por la claridad en la expresion de las ideas y por la buena educación.
    En segundo lugar y un poco en la línea de Aurelio, permiteme romper una lanza por aquellos que intentamos cumplir con un mínimo de educación y el día a día se nos come. Soy jefe de compras en el área de las nuevas tecnologías en una gran empresa, no acierto a dar con la palabra exacta para definir el numero de emails y llamadas telefónicas que recibo cada día, de todo tipo, educadas, “agresivas” insistentes… nada me gustaría mas que poder contestar a todo el mundo y soy consciente de que cada vez que dejo de contestar una llamada o un email me estoy perdiendo algo; sinceramente me resulta imposible.
    Cuando empecé en esta profesión los contacto profesionales se mantenían cara a cara, en estas relaciones la buena educación, la presencia adecuada y las buenas formas en general, eran de obligado cumplimiento, no digo que ahora no lo sean, pero ¿no te parece que las nuevas tecnología y la moda del contacto a distancia está ayudando a esta perdida en las buenas formas?
    Un saludo y mi agradecimiento por un buen blog.
    Yolanda

  24. Coincido totalmente. Los e-mails personales deben ser respondidos, no hacerlo es un signo de mala educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: