Las malas organizaciones son como el café irlandés

cafe-irlandes-variante (1)

Un café irlandés tiene que tener tres elementos fundamentales: Whisky, café y nata, adecuadamente preparados tal como indica la receta siguiente:

http://cangrejogrande.blogspot.com.

es/2012/09/cafe-irlandes.html

Un café irlandés bien preparado ha de ser un placer para el paladar, con un buen blend irlandés, y un buen café colombiano. Pero también debe ser un placer para los ojos, por ello se recomienda que los tres ingredientes no lleguen a mezclarse de forma que el resultado final se parezca a la bella imagen que acompaña este artículo.

A aquellos que tengan interés en la gestión, la excelencia operativa y cosas similares les invito a seguir, el resto puede salir corriendo a prepararse un copazo como el anterior, que a estas alturas de la semana puede sentar muy bien.

Las malas organizaciones industriales, o las menos excelentes, son como un buen café irlandés, disponen de tres niveles que no se mezclan y de esa falta de mezcla surgen muchos de los problemas a los que nos enfrentamos en el día a día.

Los tres niveles son:

  • La propiedad de la empresa.
  • El equipo directivo.
  • Los mandos operativos y los trabajadores.

fat managerLa primera capa es LA PROPIEDAD, la nata de nuestro particular café Irlandés, curiosamente, también a costumbra a encontrarse a ese nivel la flor y nata de nuestra sociedad 🙂 Existen diferentes tipos de propietarios/tipo de propiedad y analizarlos daría para un nuevo post, pero yo distinguiría a tres:

  • Los grandes inversores institucionales. Todo por la pasta y cuanto antes mejor, incluyo aquí, con dudas, el capital riesgo, quizás merecedores de su propia categoría.
  • Los pequeños y atomizados accionistas, que no pintan nada, bueno, si estás jubilado de vez en cuando puedes ir a unos saraos de los que sales con bolsas llenas de regalitos: gorras, camisetas, libros,…
  • Los empresarios. Sus motivaciones pueden ser variadas: el afán de poder, el sentir que crean, cambiar el mundo; ganar dinero también estaría incluido.

A este nivel acostumbran a importar un rábano las teorías de management, los social media te la traen al pairo y el café irlandés ni lo pruebas porque no hace falta disimular el sabor de un mal whisky con nata y café. Un Johnie Walker Blue Label te lo tomas a pelo…

Businessteam taking coffee breakLa segunda capa es la de LOS DIRECTIVOS. Es una capa poblada de titulados universitarios, son el café del “irish coffee”, café que necesitaron para poder terminar sus estudios y cafés que necesitan para poder aguantar todas las horas que necesitan trabajar para poderse comprar un BMW y una segunda residencia. Acostumbran a ser propietarios de empresas de los del segundo tipo, solo que no tienen tiempo ni para ir a la junta general de accionistas a recoger su camiseta de regalo.

En general no han sido nunca whisky, es decir, no saben lo que es ser supervisor de una línea de producción en un turno de noche ni han tenido que romperse las uñas llave inglesa en mano para reparar una avería en una línea de producción de las que te dejan el OEEE por los suelos.

En cuanto a sus intereses distan mucho de ser los del accionista, especialmente los accionistas del tercer tipo, los soñadores. Su foco acostumbra a ser ellos y su carrera profesional. Acostumbra a pasar que su objetivo pueda estar reñido con el del accionista, por ejemplo, cuando el accionista tiene entre sus intereses colocar a su amadísimo querubín,  que acaba de terminar su MBA en USA, al frente del imperio familiar, vamos, que el empresario intenta mezclar el café y la nata.

Que te plantifiquen como jefe al hijo del propietario es especialmente complicado en alguien que ha puesto sus objetivos profesionales en el foco de sus objetivos vitales.

empleados-suciosY la tercera es la capa de LOS MANDOS OPERATIVOS que son más de trifásico que de café irlandés y dudo mucho que vayan a leer este artículo. A este nivel raramente encontrarás titulados universitarios, ni titulados de ningún tipo sino más bien gente con problemas para pagar la hipoteca y que…

miran confusas como los directivos se atizan sus cafés irlandeses mientras el mundo se hunde.

No entienden de management ni quieren entender, les importa poco la nata y menos el café. Perciben cinismo en la dirección con sus mensajes de compromiso organizativo cuando lo único que ven, con o sin razón, son las luchas por los intereses personales frente a los corporativos. Tienen limitada su capacidad de promoción y muy muy raro es que acaben en puestos de dirección, demasiadas barreras a superar, con lo que raramente su foco vital está puesto en lo profesional.

En las organizaciones es habitual encontrarse con un panorama más o menos similar al que describo en este post, tres capas diferenciadas, muy separadas, de colores distintos y que no se mezclan, como el café irlandés perfecto.

soberano-brandy-de-jerez-botella-70-clCuando montamos un sistema de despliegue de objetivos, pretendemos alinear los intereses a todos los niveles con los de la empresa, pero con ese abismo entre capas, tenemos garantizada una ingrata tarea. Desde el punto de vista de funcionamiento es especialmente grave la ruptura entre el Whisky y el café.

¿Y que deberíamos hacer?

  1. Tomar conciencia que los objetivos no están llegando a la base de la organización con la suficiente intensidad. Este es un primer paso fundamental. Si analizamos en profundidad esa interfase llegaremos a cosas como las de lo siguientes puntos.
  2. Acercar a los directivos al terreno, que tomen conciencia de lo que tienen entre manos.
  3. Invertir en formación de los mandos operativos para facilitar el acercamiento a la dirección, tienen importantes carencias en gestión.
  4. Desarrollar planes de carrera para los mandos operativos. Se puede hacer y con la adecuada inversión pueden llegar a dar apoyo en áreas staff como: organización, mejora de procesos,…
  5. Establecer políticas salariales más equitativas entre los niveles.

En resumen, menos puros, menos café irlandés y más trifásico de Soberano para todos, que es más del país y nos irán mejor las cosas. Las barreras hay que romperlas.

Os invito a leer el siguiente artículo que ahonda en la misma dirección que este post, el papel de los supervisores(mando operativo) en conseguir implantar una cultura diferente:

http://www.industryweek.com/operations/are-your-supervisors-biggest-barrier-your-lean-efforts#!

Saludos,

Fernando Gastón Guirao

Socio Director

Improva Consulting

Anuncios

2 comentarios to “Las malas organizaciones son como el café irlandés”

  1. Buenísimo el artículo, habiendo conocido diferentes empresas creo que la analogía está clavada (bueno, también por q me gusta mucho el café irlandés) … Creo q aún hay una derivada más
    , cuando la propiedad no esta y hay un “directivo” q se comporta como si la empresa fuera suya …

  2. Eso les pasa a los indús especialmente 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: