Hoshin Kanri, ¿a que no sabes lo que es?

Pero seguro que sabes lo que es el Balanced Scorecard 😦

A las 10 de la mañana recogía el pasado lunes un coche que había alquilado para una visita comercial en la zona de Cartagena. Mi secretaria había reservado un coche en Hertz, compañía con unos precios muy competitivos. Puedo entender que por un tema de costes tengan el checkin y checkout en la última punta del aeropuerto, pero lo que nunca he entendido es la brutal lentitud con que te entregan el vehículo, que por el mismo precio podría ser un proceso casi instantáneo. Esperas, papeleo, firmas a montones, … Después de unos meses sin visitarles, ¡todo estohabía mejorado sustancialmente! y como consecuencia, me fui muy satisfecho con mi coche a visitar a un cliente potencial con gran potencial…

Días más tarde he desvirtualizado una relación 2.0, con la misma persona a la que planté en mi anterior post y que dicho sea de paso, no parecía guardarme especial rencor. Era un ex directivo de Hertz que, entre otras cosas, me habló sobre su experiencia en la implantación de “Hoshin Kanri” en ésta multinacional americana. No pude evitar recordar el proyecto en el que descubrí esa extraña palabra japonesa. Han pasado 7 años desde que me tocó certificar para un fabricante de automóviles japonés que el despliegue de los objetivos estratégicos, realizado utilizando la metodología de “Hoshin Kanri”, era correcto y que el cumplimiento de los objetivos que tenían asignados todos los mandos de la organización, desde directivos hasta el último encargado de turno, eran consistentes con los objetivos que se le habían asignado a la unidad de negocio española dentro del gran plan de reducción de costes lanzado por el entonces Presidente Mundial.

Conocedor de la potencia de un “Hoshin Kanri”(Dirección por políticas) bien implantado, asocié la mejora en la calidad en el servicio de Hertz con la implantación de la poco conocida metodología de Dirección por políticas. Aplicando el principio de la Navaja de Ockham, me pareció lo más razonable.

Muchos conoceréis el “Balanced Scorecard” de Norton y Kaplan, una idea americana con un marketing potente, mal interpretada por todos, maltratada por ejecutivos y consultores y que al final ha servido para bien poco en este país, aunque algunos piensen lo contrario(los que la venden, y los que han  pagado una pasta y se ven obligados a pensarlo para mantener la autoestima).

Hasta que no has visto plenamente implementado “Hoshin Kanri” en una compañía, no tomas conciencia de las chapuzas que se han realizado con el mal traducido “cuadro de mando integral”.

El trato, interpretación, uso y perversión que se ha hecho de la metodología de Norton y Kaplan es digna de figurar en los anales de la historia del management nacional(en el extranjero no sé que pasa).

Enumero los principales despropósitos en la interpretación de la herramienta:

  • La traducción absolutamente incorrecta ha llevado a mucha gente a interpretarlo como un cuadro de indicadores estratégicos y ya está. ¡¡¡NO!!! Balanced Scorecard es una potente metodología para el establecimiento, despliegue y asunción de objetivos estratégicos.
  • Incluso en el caso de las organizaciones en las que inicialmente se consideraba el proyecto en plena magnitud, con el tiempo se ha deteriorado sin llegar a constituir el cuerpo de la cultura de gestión de la empresa.
  • Los implicados son a lo sumo los dos o tres primeros niveles organizativos. Se debería implicar desde Dirección General hasta el último supervisor del turno de noche del fin de semana. Es una herramienta que permite alinear a toda la organización con los objetivos de Dirección.
  • Se ha pretendido implantar en unos pocos añitos. La metodología de Balanced Scorecard bien aplicada supone la inversión de años de cambio cultural. Sin embargo si te compras un libro de Balanced Socrecard habla fundamentalmente de Mapas, iniciativas, metas, … Pero de la cultura organizativa que admite esto, poquito.
  • Se han realizado grandes inversiones en tecnología para que el sistema fuese eficiente y el Balanced Scorecard es soportado informáticamente por muchísimos aplicativos. Se han preocupado en hacer eficiente el sistema de registro de la información (más sólido que eficiente) y nadie se ha preocupado de que realmente fuese útil el sistema de planificación estratégica.

Frente a la metodología americana, la metodología japonesa se impone con claridad. Frente a los desastres en la implantación del Balanced, los dos casos que conozco de implantación de Hoshin son impecables(ya se que estadísticamente no es demasiado, pero el post queda bien así). Existe una prueba muy sencilla de verificar y que debería de ser capaz de echar por tierra el orgullo que muestran, por desconocimiento, los directivos que usan los famosos cuadros de mando. Te vas a un encargado de la fábrica que la empresa tiene en Valdemorillos de la Sierra y le preguntas que es el Balanced Scorecard, si no tiene ni idea es que la implantación fracasó. Prueben a hacer lo mismo en Nissan. Todo el mundo sabe lo que es el Hoshin Kanri porque forma parte de la cultura de empresa. No puede ser que algo tan estratégico no sea conocido por todos. Si se preguntan porque Carlos Ghosn entró en Nissan y fue capaz de darle la vuelta, la respuesta es Hoshin Kanri bien implantado.

Pero el problema no es la metodología.

El que opta por Hoshin Kanri es porque lo ha comprendido,

realmente cree en él y tiene la fime voluntad de implantarlo.

El que opta por Balanced Scorecard lo hace porque acaba de oír de él, porque está de moda, porque suena bién, porque una consultora le ha convencido hábilmente de que era absolutamente necesario (para poder vender cientos de miles de euros en adaptación de los sistemas entre otras cosas), porque tiene problemas que no sabe como resolver y se agarrá a unclavo ardiendo para salir de la situación.

Hoshin Kanri requiere de una organización disciplinada. En la empresa japonesa en que lo descubrí todo el sistemas se llevaba de manera impecable ¡EN PAPEL! ¿y necesitaban la tecnología? ¡PARA NADA! Explíquenle esto a un Director de Organización y Sistemas. ¡NO ENTENDERÁ NADA!

Tecnificar el Hoshin Kanri ralentizará el proyecto desviará la atención de lo esencial, que es el cambio cultural y hará que el proyecto fracase.

Después de finalizada la implantación si te apetece meter tecnología métela, pero después de haberte asegurado que lo esencial funciona: la cabeza de tus directivos.

AUTOR: Fernando Gastón Guirao

P.D. Por si alguien tenía dudas, a pesar de conocer bastante bien ambos sistemas, ni Hoshin Kanri ni Balanced Scorecard figuran en la cartera de servicios de Improva. No tengo interés específico de favorecer uno frente al otro.

Anuncios

20 comentarios to “Hoshin Kanri, ¿a que no sabes lo que es?”

  1. Poco más que añadir a tan excelente entrada. Si el tema se hubiera tomado más en serio, profesionalmente y de manera generalizada, seguramente nuestra productividad como país hubiera abandonado el furgón de cola hace tiempo. Leyendo esta entrada me venía a la cabeza el tema de las competencias profesionales, donde ha ocurrido tres cuartos de lo mismo y algunas consultoras han ganado mucho dinero implantando sistemas infumables que para colmo se han cargado la credibilidad de otra herramienta potentísima si se usa bien.
    Quien sabe, si la crisis dura lo suficiente es posible que empecemos a ver empresas que finalmente empiezan a usar bien todas estas herramientas…

  2. Gabriel Ginebra Says:

    Sobre la prostitución del Balance Scorecard -como de casi cualquier metodología milagro- tengo alguna experiencia. No sobre el Hoshin Kanri. Quizá la diferencia esencial sea el creer en la tecnologia y la metodología y en el indicador en un caso, versus el crear hábitos disciplina. Es eso de el cambio son las personas, o nada cambia a medio plazo.
    La semana pasada estuve hablando sobre gente que había dejado de fumar. Aquí también algunos se fían en todo: pastillas, parches, hipnósis, métodos… pero no se miran a sí mismos que es lo único que realmente da fuerza para cambiar. Un saludo. Buen post.

  3. Definitivamente, el problema que se tiene con el BSC es que al empresario el gusta mas el resultado aparente que la metodología rigurosa, que es lo que -si se usa correctamente – plantea Kaplan. Mucha culpa de esto, y perdon por mi franqueza, lo tiene las empresas de Implemetnación de software, que les gusta poner grafiso animados sin ningún tipo de análisis de negocio, sin metodología de gestión para corregir las diferencias. Esta clro que es muy majo ver los botoncitos de colores, los relojitos de presión de gas, el famoso concepto del tablero de control… y a la mañana siguiente sigue la misma metodología erràtica de trabajo.

    Pasa lo mismo con el concepto de estrategia, que todo el mundo la usa, y nadie sabe lo que es, pero sabe que algo tiene que ver con el ajedrez.

    Os invito a conocer del tema con nosotros, que somos Ocnusltores especializados en la metodología del BSC, y que usamos la herramienta menos lujosa pra representar el resultado, puel al final lo que importa no es lo que se ve, sino lo quye representa.

    Nuestro blog habla un poco de eso también

    http://www.aprioriservices.wordpress.com
    http://www.aprioriservices.com

    Saludos, y estupendo artículo.

  4. Siendo un completo neófito en ambas metodologías, sí quería aportar mi granito de escepticismo ante las métricas dogmáticas (uno de los problemas que he vivido en proyectos de outsourcing). La falta de interpretaciones correctas de los KPIs en contextos cambiantes y el asumir los CMI como si se tratasen del marcador de un partido de baloncesto (con sus estadísticas de tiros de 2, rebotes, etc.) provocan auténticas escabechinas en los equipos de trabajo.

    En unas cuantas ocasiones he comprobado cómo se pasa de orientarse a objetivos a orientarse a estadísticas. Los números son un excelente soporte analítico y argumental, pero los modelos casi nunca están lo suficientemente perfeccionados como para que sea lógico subyugarnos a ellos.

    Me han dado ganas de profundizar en el tema, gracias Fernando.

    Feliz domingo, Jaume.
    http://www.solucioncrisis.com

  5. Efectivamente Yago, vivimos en un mundo bastante superficial. Pero igual es lo que tiene que ser… 😦

  6. Jorge Tovar Says:

    Hola, poco habia visto en la web del tema de Hoshin, pero definitivamente concuerdo, yo lo conocí con otro nombre, OGSM (Objectives, Goals, Strategies and Metrics), básicamente son lo mismo un despliegue ordenado de objetivos, tuve la oportunidad de implementarlo en una empresa de autoadheribles y excelentes resultados en algunas áreas pero volvemos al mismo punto de toda metodologia, sin cultura no se sostendrá ni perdudará a través del tiempo, la cultura de GE fue lo que hizo exitosa a Six Sigma, La cultura de Toyota hacen de Lean Algo ejemplar, pero cuando las empresas o consultores “tratamos” de implementar las herramientas sin haber trabajado ni 5 minutos en la cultura todo se viene abajo, lo mismo pasa con Hoshin Kanri(HK), es una cultura de alineación y seguimiento diario donde los mandos tienen que aprender a administrarse con el, a evaluarse con el y a proyectarse con el, ese es el tema aquí, cultura, cultura y comunicación (ya de la pasión ni hablemos de implementar mejoras).

    Estoy por comenzar un proceso con una de las 2 compañias refresqueras mas grandes del mundo en México, será una buena prueba el arrancar con este proceso de implementación del HK para lograr los objetivos de corto y mediano plazo, me gusto el post, sigamos dando ejemplos.

    Saludos

    Jorge Tovar

  7. Solo felicitarte por tu Improsofía, leo algunos de tus artículos y los comento en linkedin, muy buenos.

    Un saludo.

  8. Alberto Sánchez-Martin Says:

    Hola a todos los del foro,

    Un consejo, nunca leer libros traducidos. En cuanto al BSC es una herramienta de Control de Gestión. Si leeis Performance Driver, encontraréis cias multinacionales que lo han implantado con éxito. Yo soy un gran defensor del BSC.

    Saludos

  9. Hola Alberto,

    tras tu comentario no he podido evitar mirar el prólogo de “The Balanced Scorecard: Translating strategy into action” en versión original. El título ya no deja demasiado a la imaginación, pero conforme entras en materia, no hay lugar a dudas, es mucho más que una herramienta de control de gestión. Otra cosa es a qué ha quedado reducida en muchas organizaciones.

    http://www.amazon.com/Balanced-Scorecard-Translating-Strategy-Action/dp/0875846513/ref=pd_bxgy_b_img_b#reader_0875846513

    Un saludo:

    Fernando

  10. Hola Javier,

    ya veo tus comentarios en el grupo del IESE. Estoy completamente de acuerdo con el problema de fondo en el uso de estas herramientas. Un exceso de cortoplacismo impide realizar implantaciones correctas.

    UN saludo:

    Fernando

  11. Increible artículo y no menos los comentarios y links del personal… muy didáctico este blog…!!!

    Un saludo y seguid (Fernando & Comentaristas) así…

    Toni

  12. Yo soy de los que sólo conocía el Balanced Scorecard, y estoy muy de acuerdo en que la tendencia a tecnificarlo todo, o a vender más tecnología que conocimiento o ‘buen hacer’ en muchas ocasiones termina con la esencia de las metodologías.

  13. […] que también cuestiona el tema, pero desde lo generalmente aceptado versus lo que no se ve: “Hoshin Kanri, ¿a que no sabes lo que es?“, de nuestros grandes colegas de improsofia. Autor  Mariano Morresi […]

  14. Mi experiencia en la operadora incumbente española sobre el uso de estadísticas me llevó a abandonarla definitivamente. !TODOS LOS ESFUERZOS de los mandos y directivos se encaminaban a que pusiera 5 o menos en el cuadradito en el que tenía que haber un valor inferior a 5! No importaba los motivos que justificaran un valor inadecuado, lo importante era conseguir el valor necesario. mintiendo si fuera preciso o aplicando la constante K.

    NOTA: Constante K: valor que aplicado al resultado obtenido genera el resultado deseado.

  15. Wilfredo Taveras Says:

    Entiendo bien el punto al que nos lleva el autor. Valoro la importancia que da a la metodologia Hoshin Kanri frente al Cuadro de Mando Integral que casi todo el mundo se lo atribuye a Kaplan y Norton desde el 1990. Sin embargo los urjo a consultar sobre un libro publicado en 1976 con el nombre de “Sistema de Gestion Integral” por Francisco Blanco Illescas y diganme que diferencia tiene. Pero volviendo al tema, pienso que no estaria mal empezar por la Metodologia del Cuadro de Mando Integral, si ud no tiene la disciplina y la solida cultura organizacional que requiere la metodologia Hoshin Kanri. Respecto de los sistemas de Informacion para BS, existen buenos y solidos sistemas que comparados con su utilidad no resultan costosos para la implementacion de BS.

  16. Insisto, primero es la cultura sino la herramienta. Hacerlo alrevés es como dar una pistola a un niño. Primero es implantar la disciplina y la cultura, que es lo esencial. Es evidente que es la secuencia lógica: primero aprendes a escribir(a entender qué es escribir), después a teclear, primero aprendes a sumar(qué es conceptualmente una suma), después a utilizar la calculadora. Si una organización no está preparada para ello, intentar implntar una herramienta BS es tirar el dinero, excepto para el comercializador de la solución, claro.

    Un saludo:

    Fernando

  17. Vicente Nuzzolo Says:

    Muy interesantes puntos de vista, en mi opinión, los diferentes grados de cultura organizacional, permitirán un paso traumático o no a la cultura de indicadores. Se llame BSC o Hoshin Kanri. Si no se esta claro en el alcance y lo que se persigue sera inútil, tratar de implementar uno u otro, a la final lo que se quiere es una organización dinámica, innovadora y competitiva en la que desde lo mas alto de la dirección, hasta el ultimo operador de turno conozca exactamente que se espera de el.
    Excelente comentarios y buen articulo para el debate.

  18. […] que también cuestiona el tema, pero desde lo generalmente aceptado versus lo que no se ve: “Hoshin Kanri, ¿a que no sabes lo que es?“, de nuestros grandes colegas de […]

  19. […] Cuando oyes hablar de “Lean manufacturing”, “Dirección por objetivos, “Balanced Scorecard” y similares, es difícil saber que tiene en mente tu interlocutor, te ves obligado a […]

  20. […] que también cuestiona el tema, pero desde lo generalmente aceptado versus lo que no se ve: “Hoshin Kanri, ¿a que no sabes lo que es?“, de nuestros grandes colegas de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: